CON AMOR DESDE NEPAL

La fábrica de gorros de Sherpa Adventure Gear se encuentra en Bhaktapur, es una ciudad medieval de Nepal mejor conocida por su arquitectura Newari, se encuentra a menos de una hora de Katmandú,repleta de callejones estrechos adornados con ventanas y puertas talladas en madera tradicionales, en uno de estos callejones se encuentra un edificio de tres pisos escondido detrás de una puerta de madera desgastada, y si escuchas atentamente, oirás a las mujeres reír.

Este edificio es la fábrica de gorros Sherpa Adventure Gear donde las mujeres tejen felices, pues piensan que : “Si eres feliz, sale feliz. Si estás enojado, sale enojado”. Por eso tenemos que hacerlos felices.

En 2015, el 48% de las mujeres mayores de 15 años no tenían educación formal, y solo el 25% de las mujeres reciben una superior, incluidos los programas de educación técnica y profesional.

Trabajar en Nepal es algo tremendamente difícil, ya que está muy definido el rol de madre, cuidadora y esposa, que la mujer no elija en la mayoría de los casos ya viene impuesto por la tradición, los padres son los que acuerdan un matrimonio y eligen la futura pareja. El matrimonio infantil y la práctica de chhaupadi —la expulsión de las niñas que están menstruando— contribuyen a su falta de educación y capacidad para ingresar en el mundo laboral.

La fábrica donde Sherpa Adventure Gear fabrica gorros prioriza el empleo de mujeres locales, algunas en la fábrica y otras desde su casa. La brecha salarial es muy grande, y no fue hasta que se abrió el mercado internacional que estas mujeres pudieron ganarse la vida con un habilidad que se ha transmitido de generación en generación. “Tejer nos ha sido transmitido por nuestros antepasados; es parte de la cultura que nos conecta con nuestra familia y amigos ”, dijo Rajani Shresdha, una madre de un hijo de 29 años que trabaja en la fábrica. A ella, como a todos los otros tejedores, se les paga por pieza y pueden trabajar desde casa si lo desean. "Pero si tienen dolor de cabeza en su casa, entonces vienen aquí", dijo NarayanKayastha.

Se necesita aproximadamente tres horas para tejer un gorro, y toda la pieza está hecha a mano, excepto el parche bordado Sherpa Adventure Gear que está cosido a mano en el exterior.

Para muchas de las tejedoras, este es el único empleo disponible para ellas, y comparten un rasgo común con otras mujeres de todo el mundo: quieren que sus hijos tengan una vida mejor que ellas. Valoran la educación. Quieren contribuir a su propio éxito personal, así como al de su familia. Rita Ssilpakr, que tiene 36 años, comparte un hogar con sus suegros, ha estado trabajando en esta fábrica durante 10 años. Comenzó a trabajar porque se sentía incómoda al pedirle prestado dinero a los miembros de su familia y a su esposo. Ella tiene un mensaje claro para otras mujeres nepalíes: “Dado que las mujeres no tenemos mucha educación y solíamos estar en las casas, les aconsejaría a todas las mujeres que trabajen y utilicen su tiempo para ganarte la vida."

La compañera de trabajo de Rita, Subarna Suaal, que tiene 37 años y vive con sus dos hijos y su esposo, solo ha estado trabajando en la fábrica durante un año. “Cuando tejo me siento con poder; Me siento creativa ”, dijo ella. "Mi madre murió cuando yo era niña, así que no pude continuar mi estudio. Si no tejiera, tendría que quedarme en casa ".

Si bien todas las mujeres entrevistadas para esta historia tenían una visión ligeramente diferente de su trabajo como tejedora, había dos temas comunes: 1) Valoran la independencia, y este trabajo les ayuda tanto a ellas como a sus hijos, y 2) Quieren trabajar más y todas pidieron, definitivamente y audazmente, que por favor enviemos más pedidos.

Sherpa Adventure Gear proporciona el acceso al empleo, en un lugar seguro que fomente la amistad, la risa y la familia, esto es lo que más necesitan las mujeres. Y compañías como Sherpa Adventure Gear se comprometen a crear ese tipo de trabajo. Si bien el impacto inmediato de comprar ese gorro puede ser difícil de cuantificar, lo que representa no tiene precio: una generación futura de niñas que serán educadas e independientes, algo en lo que sus madres están trabajando muy duro para hacer realidad.




Deja un Comentario

Tu email no será publicado